• ¿Con qué facilidad podrían robar tu identidad unos hackers?

    Los cibercriminales están al acecho de todo tipo de datos: datos personales, fotos, vídeos e incluso la manera en que los usuarios interactúan unos con otros. En muchas ocasiones sustraen toda esta información a través de las redes sociales. Esta información robada aparece muchas veces publicada en otros portales online y otros delincuentes la compran con el fin de obtener beneficios económicos.



    Dicho esto, la identidad digital está formada por mucho más que cuentas en redes sociales. Mientras que la tecnología sigue avanzando, también lo hacen todos los componentes de nuestra identidad digital que pueden ser robados o falseados.

    Cara a cara
    Ya es posible utilizar la cara de otra persona durante una videollamada. Con las herramientas adecuadas, puede parecer tan realista que apenas podrías distinguir entre una persona real y una falsa.
    En el año 2011, apareció una aplicación que permitía superponer la cara de una persona en una foto con una cara en movimiento en tiempo real.

    Biometría invulnerable
    Actualmente la gente utiliza sus huellas dactilares para entrar en los gimnasios que pertenecen a la famosa cadena americana 24 Hour Fitness. Los pacientes del centro médico de la Universidad de Nueva York muestran las palmas de las manos en lugar de sus tarjetas sanitarias.

    Imagina que utilizas partes de tu cuerpo para la identificación, como los escáneres de huellas dactilares o los escáneres de retina. ¿Podrías fabricarte nuevas partes del cuerpo si los cibercriminales hicieran copias de las antiguas?

    ¿Podemos falsificarlo?
    Según parece, no es tan difícil comprometer la biometría de otra persona, como las huellas dactilares y escáneres de retina. Lo peor es que, además, se puede hacer de forma remota. El alemán Jan Krisller, especialista en biometría que saltó a la fama tras el hackeo de TouchID de Apple, ha descubierto recientemente cómo hacer copias de la retina y las huellas dactilares desde fotografías de alta resolución.

    Krissler extrajo los datos de la retina de la canciller alemana, Angela Merkel, con una foto tomada en una rueda de prensa. Un criminal podría hacer lo mismo con la imagen sacada de una revista. También confirmó que se podrían imprimir estos datos en una lente de contacto y usarlos con el fin de burlar los sistemas de un escáner de retina.


    Es muy sencillo falsificar las huellas dactilares. Por ejemplo, Krissler lo hizo ayudado de una cámara común con una lente de 200 mm. Con una fotografía de la mano de la víctima, los criminales podrían crear un prototipo que burle fácilmente el escáner de huellas.

    La biometría todavía está en proceso de mejora. No debemos poner en práctica nuevas tecnologías sin contar con sistemas de protección específicos para poder proteger los datos personales. De lo contrario, podría haber fallos e investigaciones a fondo sobre cómo hackear la tecnología. Por ahora, te recomendamos mantenerte alerta y proteger tus datos importantes mediante la “anticuada” tecnología de contraseñas de verificación en dos pasos.

    Fuente: Kaspersky
  • Con tecnología de Blogger.